Un breve resumen

  • La salud y el bienestar van más allá de la ausencia de enfermedad. Debemos enfocarnos en la prevención, en mejores resultados, en menores costos y en experiencias más fluidas para los pacientes.
  • Esta idea requiere un cambio por parte de los individuos, los sistemas y las comunidades: el futuro se basa en las personas. Los individuos tienen la clave de su camino único hacia la salud.

Salud y bienestar: aspectos fundamentales de la experiencia humana

Estar y sentirse saludable y bien es una aspiración universal, independientemente de quién sea y del lugar donde viva.

Pero la humanidad está experimentando grandes cambios y estrés. Por un lado, consideremos los avances científicos y tecnológicos que mejoran la calidad de vida. Y por otro, los factores desestabilizadores, como la pandemia mundial y la persistencia de las desigualdades, junto con las perturbaciones que suelen conllevar la nuevas tecnologías. Eso nos lleva a reevaluar los enfoques actuales de la salud.

  • ¿Cuáles son los objetivos correctos?
  • ¿Los modelos de negocio más apropiados?
  • ¿Los mejores incentivos?
  • ¿Cuáles son los medios más eficaces para obtener el apoyo de la comunidad?

Es posible adoptar un enfoque más humano, basado en el conocimiento y la tecnología.

Un concepto redefinido de salud y bienestar se centra en la prevención, mejores resultados, costos más bajos y experiencias más fluidas y menos fragmentadas. Incorpora experiencias en las que las personas cuentan con el apoyo de un ecosistema compartido que abarca gobiernos, instituciones, empresas y organizaciones. La idea central es la definición de salud como un estado de bienestar físico, mental y social, no simplemente como la ausencia de enfermedad o padecimientos.

Los desafíos

Desafío 1: Base de conocimientos

La información de la atención médica ahora proviene de una amplia variedad de fuentes, por lo que debemos discernir qué información es confiable. El bienestar del futuro se apoya en un nuevo fundamento de compromiso a largo plazo para compartir conocimientos confiables, accesibles y listos para usar.

Desafío 2: Base de atención médica

Ampliar el alcance de la atención médica desde el tratamiento hasta la conservación de un buen estado de salud es un gran desafío. Para hacer este cambio se requiere renovar significativamente el diseño de nuestros sistemas de salud actuales, que siguen centrados en dar tratamiento una vez alguien que ya está enfermo.

Desafío 3: Problemas de datos

Actualmente, los datos de salud se almacenan en silos en sistemas desagregados. Las tecnologías emergentes están preparadas para brindar ayuda, ya que admiten el uso continuo de datos en entornos tanto de atención como cotidianos. Sin embargo, esta transición debe manejarse con cuidado. Si se van a compartir datos, debe hacerse de forma segura para proteger la privacidad de las personas.

El futuro de la salud y el bienestar está centrado en el ser humano. Esto requiere concentrarse en las personas y no en las transacciones:

  • Del lado de la demanda, los consumidores y pacientes
  • Del lado de la oferta, cuidadores y proveedores de atención médica

En este futuro, los individuos son clave en su camino único hacia la salud, respaldado por un ecosistema holístico y fortalecedor que promueve el bienestar.

 “Convertir el hogar en el punto focal de la atención” para conocer cómo los sistemas de salud pueden satisfacer la demanda de atención hospitalaria a domicilio.

Principios rectores para una vida mejor en materia de salud y bienestar

El futuro de la salud y el bienestar pone a las personas en el centro. Cada persona posee la clave de su camino particular hacia la salud, con el apoyo de un ecosistema holístico que fomenta el bienestar. Este futuro está enmarcado por siete principios básicos que definen una visión de la salud y el bienestar centrados en el ser humano.

author-img

"El futuro de la atención médica se centra en lo que es importante para los pacientes y su recorrido hacia la salud y el bienestar. Esto requiere generar confianza y transparencia en todo el ecosistema a través de una colaboración proactiva habilitada por la tecnología."

Lisa Esch, vicepresidenta sénior y directora ejecutiva de Innovación
Proveedora de atención médica, NTT DATA Services

El cambio requiere personas, sistemas y comunidades

Conozca nuestros principios rectores que guían el recorrido hacia un futuro de salud y bienestar centrado en el ser humano

A nivel individual, las personas deben hacer más que simplemente esperar tener una vida saludable. Los avances en ciencia y tecnología están haciendo que estos pasos sean más alcanzables. La recompensa es pasar más tiempo saludable y feliz y menos tiempo recuperando la salud o recibiendo atención médica.

En un segundo nivel, necesitamos sistemas sólidos, que sean favorables para las personas. Para apoyar a las personas y su estilo de vida más saludable, estos sistemas deben combinarse y unirse en lugar de aislarse y fragmentarse. Deben mirar más allá de la cura para comprender la causa. Al hacerlo, deben compartir y poner en práctica valores éticos fundamentales que fortalezcan a la comunidad y a las personas a las que atienden.

El tercer ámbito de acción implica la participación de las comunidades. Todos pertenecen a varias de estas, todos los cuales desempeñarán un papel en la aceleración del cambio hacia la salud y el bienestar centrados en el ser humano. En estos cambios participan la familias, los equipos de trabajo, los vecindarios y otros grupos relacionados física y virtualmente.

Individuos

Uno toma acciones acciones concretas para hacer de la salud y el bienestar una parte integral de su estilo de vida.

de sistemas

Los sistemas sólidos y respetuosos con el ser humano respaldan a las personas y a un estilo de vida más saludable

Comunidades

El apoyo de la comunidad es vital para fomentar el bienestar y la responsabilidad

Podemos visualizar un futuro de la atención médica en el que el mantenimiento y la mejora del bienestar general de las personas se un objetivo más importante para la sociedad.

Mediante un esfuerzo concertado y de colaboración que incluya la aplicación correcta de la tecnología, podemos seguir avanzando y aprovechar los aprendizajes colectivos de la pandemia para lograr la evolución de nuestro enfoque de la salud y el bienestar. La hoja de ruta hacia un futuro más saludable se compone de cuatro etapas que ayudan a superar los desafíos actuales; asimismo, aprovechan la transformación digital y la tecnología innovadora para catalizar y permitir el cambio:

Una vida mejor

El camino hacia un mundo de salud y bienestar respetuoso con el ser humano implica realizar cambios inteligentes sobre la marcha, y nosotros identificamos cuatro etapas a cubrir en el proceso.

Las cuatro etapas de un futuro más saludable

Información destacada